Buscar
  • Zarpas Gasteiz

Del morro a la cola

¿Quién no se ha reído alguna vez de un cachorro torpe? Si algo hace que los pequeñines sean adorables es la gracia que tienen andando y corriendo, que tropiezan con sus propias patas y, muchas veces, caen de morros al suelo.


Pues bien, hay perros adultos que siguen haciéndolo. Tal vez no sea tan exagerado como en los pequeños pero estoy segura de que habéis visto alguna vez algún perro chocar contra cosas, no conseguir esquivar a otros perros o personas e incluso que tiran todo con su cola.

Ser conscientes de nuestro cuerpo, del tamaño, largura, volumen... Es la propiocepción. La propia concepción de nuestro físico.


¿Por qué pasa esto? Puede deberse a varias causas, entre ellas problemas neuronales o motoros originados por enfermedades o dolencias. Pero vamos a centrarnos en la causa que nosotros, como compañeros humanos, podemos resolver: el incorrecto desarrollo de una de las etapas de crecimiento emocional en los cachorros.


De los 5 a los 8 meses (según tamaño y crecimiento del perro) es cuando los cachorros deberían empezar a socializar, sobre todo con perros. ¿Cómo? Con juego bruto con otros perros. Si habéis criado a un perro desde pequeño notarías que a cierta edad su interés por acercarse a otros perros era desproporcionado. En esta etapa el cachorro empieza a ignorarnos y a querer interactuar con todo perro a su alrededor. Cuando alcanzan a los otros perros, normalmente llegan corriendo, de forma brusca e incitan a sus semejantes a jugar. Cuando el juego empieza, el humano se suele asustar, porque como hemos dicho, es juego bruto. Gruñidos, ladridos, revolcones, patadas... Pues bien, humanos, esto es NECESARIO.


¿Qué pasa si no dejo a mi perro alcanzar a otros perros y jugar? Que llegan los problemas. No aprenden a medir su fuerza, no aprenden el alcance de sus patas o incluso la fuerza de su boca. No saben dónde empieza su morro ni dónde acaba su cola. Con estas interacciones los perros aprenden habilidades motoras, como saltar, esquivar, recortar, evitar... Si nuestro perro no práctica, nunca conseguirá ninguna habilidad.


Es por esto por lo que os invito a todos a confiar en ellos, en sus posibilidades, y que les deis la oportunidad de crecer como perros.

39 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Transparente.png
Tienda Animal
  • Facebook
  • Instagram